Recital de guitarra flamenca

¿Cómo encontrar su propia personalidad a través de los géneros tradicionales del flamenco que han sido interpretados y renovados una y otra vez? La soleá, la bulería, la petenera, la taranta… Estos géneros que constituyen la esencia y el alma del flamenco. Esa es la pregunta que formula Maël Goldwaser en su solo de guitarra. A través de sus composiciones, no intenta recrear un flamenco histórico, sino que propone una música moderna que se sostiene en el rigor de una tradición musical para afirmarse.

Empecé el aprendizaje de la guitarra flamenca a los trece años, me formé musicalmente a través de esta cultura y rápidamente, decidí que quería tocar mi propia música. Las formas (los palos) del flamenco son muy restringidas; la estructura rítmica y la tonalidad casi nunca dependen del compositor. A pesar de esto, intento encontrar espacios en la tradición que no han sido aún explorados y dentro de los cuales puedo encontrar mi propia voz. Mis ideas musicales no siempre corresponden a un género del flamenco, más que un problema de incoherencia, esta dualidad me parece fértil y le da a mi música una dinámica propia.

Para resumir, el flamenco me da un contexto que puedo explorar y una tradición en la que apoyarme para componer e interpretar mi propia música. La rigidez aparente de los géneros tradicionales me da un rigor en la composición y le da coherencia y sentido a mi música.

Prensa

(Articulos traducidos del francés)

 

Claude Worms,  Flamencoweb, 18/04/2019 : Centre Mandapa – Paris, 18 avril 2019

Acabamos de asistir a un muy bello concierto en el Centro Mandapa. Durante una hora, el rigor del compositor y la sensibilidad del intéprete nos encantaron. Distinguir estos dos aspectos de la música de Maël Goldwaser es de hecho arbitrario, pues la delicadeza y la inteligencia de escritura de las piezas del programa implican un trabajo en el sonido muy detallado : una gama amplia de timbres y colores sonoros, bastante escasa en un guitarrista flamenco, dinámicas que abrazan todo el espectro posible, desde lo apenas oíble hasta el lanzamiento de potentes (y muy precisos) rasgueados, junto con el uso muy expresivo de variaciones de tempo. De esto, el formato estrictamente acústico del recital y la capacidad reducida de la sala nos permitieron no perder ningun matiz.

Maël Goldwaser es escrupulosamente respetuoso de las formas del flamenco, no solamente de los compases, de los modos melódicos y de sus harmonizaciones, sino sobre todo de sus carácteres y afectos. Este anclaje en la tradición no limita para nada su creatividad, sino que la estimula, como lo demostraron en particular la petenera (un « palo » muy poco tocado por los guitarristas solistas), la taranta y la siguiriya, segun nosotros las tres piezas mas profudamente orginiales del programa. Pero todas hubieran merecido varias escuchas (¿Para cuando una grabación?), en el orden : fantasía « por granaína », soleá, colombiana, bulería « por taranta », y los tres temas de los que ya hablamos.

En el bis, el guitarrista anunció un « fin de fiesta que no será por bulería, sino mas conforme a mi carácter » : ósea un deliciosa y nostálgica balada arpegiada, una shubertiada mayor/menor. Si les gusta la música y si tienen la oportunidad, no falten y vayan a escuchar a Maël Goldwaser.

Gilles Gaujarengues, Citizen Jazz, 05/09/2021 : Maël, De profundis

Un primer disco para este guitarrista recién, o casi, llegado en la escena francesa del jazz y sus afueras. Sus afueras porque el guitarrista de Toulouse camina con la facilidad de los grandes, sobre todo en las aguas claras del flamenco. Así que no nos extraña encontrar aquí un álbum de principio de carrera y una inspiración majestuosa. En realidad, para contarles todo, ya nos habíamos cruzado a Maël Goldwaser con el acordeonista Arthur Bacon. Estos dos sacaron un EP igualmente inspirado. De profundis – y el título no miente – es de la misma rama. Contenido grave, a veces solemne, sica seria, instroscpección, exigencia consigo mismo, humildad y fuerza del solo, todo está, bien arrimado a las seis cuerdas y a la inspiración de este músico que tendremos que seguir con un par de dos atentos.

Alice Leclerq, Jazz News n°90, 04/06/2021 : Maël, De profundis

Hay discos que suenan como evidencias, mas allá de los estilos musicales. Este es el caso del primer disco solo de Maël Goldwaser, guitarrista y profesor que no ha llegado todavía a los treinta años, instalado en Toulouse y descubierto por la red jazz de Occitania para una residencia con el festival Jazz à Junas. Si se inscribe en el marco codifiado de la guitarra flamenca y que explora cada palo (estilo) de esta música – petenera, bulería, soleá, siguiriya… – Maël, como discípulo de Manolo Sancar, quiere expresar su singularidad en sus composiciones. Crear momentos suspendidos, matices emancipadores, dentro de un sistema musical en el cual la libertad es relativamente restringida. Mas allá del estilo musical, los temas instrumentales de Maël hacen resonar la tensión universal de las historias íntimas : los entusiasmos, las noches, las quemaduras, las rupturas. Magnífico hasta en la sobriedad mineral del tríptico que compone la portada, el disco fue grabado por el ingenerio de sonido Boris Beziat.

Claude Worms,  Flamencoweb, 19/10/2020 : Lydie Fuerte, Maël Goldwaser et Myrddin De Cauter, Tres guitarras flamencas, mais pas que…

En dúo con el acordeonista Arthur Bacon, Maël Goldwaser produjo el año pasado un primer disco muy interesante y original titulado “¿Flamenco?”. Basta con suprimir los dos puntos de interrogación para calificar muy exactamente su segundo opus titulado “De profundis”. Como este título, la intensidad de las fotos de Adrien Tache que ilustran la portada anuncian la austeridad del contenido, que no excluye una sensibildad a flor de piel: pudor en cuanto a la expresividad, y exigencia sin conceciones en cuanto a la composición. (fragmento)